lunes, 11 de febrero de 2013

El todo o nada



Para triunfar, primero hay que conocer el fracaso.
Conocerlo bien.
Hay que bajar a lo más profundo.

Para escribir bien, hay que escribir mal antes.

Para follar bien, se debe follar mal al principio.

Así se aprende.
Así funciona el ser humano.

Para construir una sociedad justa, hay que destruir primero la injusta.
Hay que aniquilarla hasta los cimientos,
desenterrar esos cimientos,
tapar el agujero,
cavar de nuevo más hondo y mejor.

Entonces ya se puede empezar la tarea.

Así siempre.

Sólo hay una vida.
Aquí no hay reencarnaciones ni paraísos
ni zarandajas.

Una sola oportunidad.

La mera existencia
es el todo o nada.
Es el todo o la cobardía,
no hay más.

No hay más,
en verdad que no

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada